Factores de Transición en México

7 octubre, 2022 | publicado por:Jesús Monsivais

No resulta curioso como en el trascurso del tiempo, el ser humano hace lo indispensable por generar las condiciones adecuadas para sobrevivir ante los diferentes ambientes en los que se ve envuelto.

Desde que era niño, las anécdotas de los abuelos resultaban asombrosas por la forma en que veían el mundo y como luchaban por salir adelante; enfrentando dictaduras, guerras, crisis económicas y temblores.

Éstas historias además de ser grandes parábolas, guardan experiencias, sentimientos y contrastes con el México actual, pues la historia vivida fue factor para encontrar las condiciones en las que nuestro país se encuentra, permitiendo con ello grandes avances institucionales que sistematizaron la atención creando espacios de participación política y evolución de las formas de acceder al poder.

En la lectura, la escritura nos indica que México a partir de la década de los cuarenta, se caracterizó por ser un país donde el gobierno era quien dictaba las reglas del juego decidiendo todo en materia de políticas públicas y las formas de acceder al poder, con una participación muy limitada, pero si presente de la sociedad civil.

Michael Mann llamó a esta forma organizacional como “un poder infraestructural” (Loaeza, 2010) puesto que le permitía al gobierno, gobernar por medio del apoyo de la sociedad.

En este mismo contexto, el gobierno también era sostenido por un “poder despótico” (Loaeza, 2010) ya que centralizaba el poder derivado de las instituciones creadas y los métodos de participación social.

En tal sentido, el gobierno figuraba como una forma de autoritarismo, lo que por un tiempo le resultó útil para sus fines, no obstante que para la década de los ochenta, una fuerte crisis económica azotaba al país ocasionando importantes ajustes presupuestales que lo llevaron, por un lado, a tener que recortar apoyos sociales y por otro, reorientar los gastos de la burocracia.

Éstas medidas fueron el talón de Aquiles del partido hegemónico (PRI) ya que se vio imposibilitado de poder distribuir recursos a simpatizantes minando con ello, su capacidad de influir con dádivas en la sociedad perdiendo en este sentido, capacidad electoral (su voto duro).

Con lo anterior, se comenzaron a crear áreas de oportunidad para partidos pequeños que apenas vislumbraban para aquellos años; el PAN (Partido Acción Nacional) y el PRD (Partido de la Revolución Democrática). La Ley de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales, fue el espacio que les abrió la puerta para la representación en Congresos Locales, posterior fue el Código Federal de Instituciones y Procesos Electorales. (Loaeza, 2010).

Otro de los factores importantes que nos señala la lectura y que encaminó a México a la etapa de la Transición, es el sismo de 1985 que afectó de forma importante a los habitantes de la Cd. De México.

En ese momento el partido hegemónico había realizado ajustes en sus presupuestos y estaba perdiendo territorio electoral con simpatizantes al no poder sostener de forma económica sus estructuras sociales y gubernamentales; adicionalmente, el titular del ejecutivo federal minimizó de forma tajante el hecho viéndose incapacitado de poder hacer frente a la situación quedando a deber mucho a la sociedad.

Ello derivó en la organización por parte de la sociedad civil para hacer frente a la crisis dotando de herramientas, víveres y mecanismos de cooperación ente diferentes frentes sociales, en tal sentido que no se tuvo la necesidad de pedir ayuda al gobierno.

Esta actuación fue la cereza del pastel que llevó de forma toral a que la población civil se involucrara en las decisiones de gobierno. La consecuencia de esto es que se sepultó el autoritarismo permitiendo un pluralismo social y político que pudo ser notorio en la conformación de congresos locales a nivel nacional y culminando en la sucesión federal del año 2000 a cargo del Partido Acción Nacional.

No es un tema discrecional el hecho de que quienes gobiernan, pretendan mantener estructuras sociales que les sean leales y les den oportunidad de seguir en el poder, tampoco es discrecional que la sociedad en este sentido ha evolucionado al estar jugando un doble papel con quienes mantienen el poder, pues en las últimas décadas nuestro país ha tenido 3 diferentes titulares en el ejecutivo federal.

Si bien existen diferentes autores que señalan que la transición en México ya se dio, otros indican que se está dando y otros más argumentan que se está en vías, lo cierto es que desde la revolución mexicana nuestro país a travesado por diferentes escenarios que han servido a la liberalización y fincado el camino hacia una democratización real y sólida.

Utópicamente la democracia es un sentimiento de libertad, protección y toma de decisiones que buscan lo mejor para una comunidad, la realidad es que, aunque algunas de estas condiciones se dan, ciertamente existen caminos donde quienes son elegidos toman atajos buscando beneficios discrecionales, minando con ello, la conceptualización del término.

Videos Youtube
+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2022 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet