Goebbels y la 4T

7 febrero, 2020 | publicado por:Oscar Tamez

Se debe reconocer como exitoso el manejo de la comunicación en la 4T, así como la forma como se expone el presidente en su imagen para sacar adelante las propuestas, aun a costa de los llamados costos políticos, es un líder disruptivo que protege a sus colaboradores con su propia imagen.

La política sin la comunicación es poco más que nada, el político vive de comunicar, de difundir lo exitoso de su gobierno, al mismo tiempo que contiene la información, la cual desgasta la imagen pública.

Goebbels se recuerda por sus estrategias propagandísticas en favor de Hitler, por sobre lo nefasto del personaje y sus vínculos con el nazismo, el interés nuestro es destacar, cómo los estrategas de la comunicación en la 4T emplean a «pie juntillas» los postulados del alemán en la causa neoizquierda.

El concepto neoizquierda refiere a un gobierno y políticos, quienes se definen de izquierda, pero que en realidad son neoliberales en la implementación de sus políticas públicas, ejemplos a esta conceptualización: las reformas fiscales, el interés por modificar el código penal violando derechos humanos y el interés por dañar las jubilaciones de un sector de trabajadores.

Goebbels acuñó 11 principios para la propaganda política o de manipulación social. El primero de ellos establece reducir o simplificar al enemigo en uno solo, así todo quien fuera diferente al pensamiento hitleriano era judío o projudío. 

En México todo quien difiera con la 4T, quien se atreva a cuestionar al gobierno y sus decisiones, incluyendo la burla, perdón, la rifa del avión; todos esos son conservadores, fifí, sin importar sean intelectuales, artistas, jodidos sin dinero, profesionistas o amas de casa, todos fifí conservadores, una mafia contra el sistema.

Es reprobable que por pensar diferente sea alguien sancionado, estigmatizado o motivo de escarnio. La democracia subsiste mientras haya diferencias y sobre éstas se constituyan acuerdos.

El segundo principio «goebbeliano» es el de contagio, es decir, reducir a una, la voz en favor de la causa y en una misma bolsa poner a todos quienes disientan de la opinión del líder. En México, opinar contra la voz 4T es ser víctima de una horda de chairos, pensantes y no pensantes, todos con un mismo discurso: «lo anterior estaba peor y no te quejabas». Como si haber estado mal justifica lo ineficiente de una conducta pública presente, además de no diferenciar a quien hacía críticas antes como ahora, todos entran en la misma bolsa.

El tercer principio del estratega nazi fue la transposición: acusa al adversario de tus errores, responsabilízalo de ellos, ataca a quienes te han de atacar y si no puedes más, inventa un distractor. ¿Requiere argumentar este principio?

Los medios y periodistas fueron blanco de la 4T antes de que estos abrieran fuego, hoy, en tabla rasa, todos los periodistas son chayoteros sólo por disentir del criterio oficial; la oposición es culpable de que no haya medicamento para el cáncer y otro tanto más, como si toda la oposición hubiera sido corrupta y responsable de la corrupción o negligencia de algunos. Pero si eso no funciona, inventan el combate al huachicoleo, las guarderías fantasmas y el avión rifado, todos distractores frente a la falta de respuestas en la 4T.

El principio de la exageración es uno de los socorridos históricamente por los gobiernos, no sólo el de la 4T. En EUA es muy evidente esta aplicación, siempre en cercanía de reelección o ante la caída de la imagen presidencial, la solución: una guerra en medio oriente, un pleito comercial con China o el muro de México. Simples exageraciones de la realidad para distraer de lo esencial.

Goebbels denominó al principio 5° como el de la vulgarización, es decir, la propaganda debe ser entendida por igual, ya sea un letrado, intelectual o María la del Barrio. Así, me canso ganso y otras expresiones más, con metáforas y comparaciones populares, logran la introyección de la propaganda 4T en todos los chairos contagiados o alienados.

Faltan comparar seis principios más, ya habrá otro espacio, por el momento, es oportuno reconocer la genial mente detrás de la comunicación 4T, la cual implementa exitosamente el modelo goebbeliano en tierras tenochcas.

Videos Youtube
+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2020 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet