Informe presidencial

11 julio, 2019 | publicado por:Oscar Tamez

El pasado 1 de julio, el presidente López Obrador festejó su triunfo en el Zócalo de la CDMX; vibró con sus seguidores, mostró su músculo frente a la mermada convocatoria de un día previo en la que Vicente Fox fue «el viejo de la danza» en la pastorela.

No debió festejar, pues la democracia es un sistema en el que gana uno pero representa a todos, no sólo a un sector de la población.

Festejar y exhibir es excluyente. México necesita un gobierno inclusivo, incluyente, en el que la visión economicista quede en segundo plano frente a la visión humanista de una sociedad que no excluye a sus miembros.

El acto en el Zócalo fue excluyente de los desiguales, de las minorías, de los que piensan ideológicamente diferente.

Incluso, por sobre el elemento político, la actitud del festejo es anticristiana, marginal a los diferentes, por el simple hecho de pensar distinto. Todo lo contrario a la doctrina filosófica que pregona el primer mandatario en sus mensajes que por momentos parecen teocráticos.

En un instante de su discurso, AMLO expresó: «Nosotros somos auténticos, pacíficos y transformadores al mismo tiempo. En la defensa de las causas de la justicia, honestidad y democracia no somos moderados, somos radicales (…) Seamos más fieles a los anhelos y esperanzas del pueblo mexicano a un cambio verdadero». Qué bueno, pero faltó decir que son incluyentes, pues eso es democrático.

Se debe ser inclusivo con quienes, por pensar diferente, hoy son estigmatizados.

Fue un festejo antidemocrático, la contienda, la rispidez del discurso y los mensajes de división deben quedar en el pasado. Un año después del triunfo en las urnas, es excesivo resaltar las divergencias. Ya debieron quedar superados los discursos de ´´los tuyos y los míos´´.

Una democracia representativa y de representación proporcional como la mexicana implica el gobierno de las mayorías con la inclusión a las minorías, pero pareciera que vivimos la dictadura de las mayorías, como pomposamente una vez se autodefinió Vicente Fox. Fox y AMLO, dos caras de lo que pareciera una misma moneda en cuanto a la visión democrática.

Además, el festejo es ilegal. Se violan varios preceptos de la legislación político-electoral del país.

El presidente de la república, al igual que cualquier otro servidor púbico, están impedidos para participar en eventos de promoción a personas, partidos u otra forma de organización política. El evento del Zócalo fue de promoción a la persona y su partido, Morena.

Mientras en la imagen corporativa del templete se observaba la institucional de la Cuarta Transformación, en el público ondeaban las banderolas de Morena y se distribuía propaganda de ese partido político.

Tampoco fue un evento republicano, pues faltó la presencia en el templete de al menos uno de los poderes de la Unión y representantes de otros órdenes de gobierno.

En el año 2007, se apruebó la reforma constitucional que incluye en el artículo 134 la prohibición para que los servidores públicos se promocionen. Dicha reforma fue en respuesta a las exigencias del entonces candidato López Obrador frente a las deficiencias en la legislación que permitían a Fox y compañía hacer campaña. Hoy parece olvidar AMLO que aquello fue su triunfo.

El informe no fue un informe, pues en el republicanismo mexicano, hay un tiempo y protocolo para informar; incluso las ´´mañaneras´´ son espacio que bien pudieran habilitarse para exponer esos logros.

No había necesidad de romper con la austeridad juarista republicana y gastar millones en un evento de exaltación al culto del individuo.

Finalmente, el informe es uno de nimiedades, pequeñeces, bisutería; temas que si bien en su momento impactaron y exacerbaron a los mexicanos –amlofílicos y amlofóbicos–, hoy son anecdóticos frente a la crisis por inseguridad, caída económica e inflación en la economía doméstica.

Un informe que habló de combate a la corrupción sin corruptos implicados, de combate al guachicol sin guachicoleros presos, de creación a la Guardia Nacional que nace en huelga.

Un informe con pocas omisiones en los logros, pero omisiones importantes para los mexicanos como la seguridad y el empleo.

Imagen obtenida en google del portal https://www.noticiastm.com.mx

Videos Youtube
+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2019 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet