La ciudad de Monterrey durante la intervención norteamericana en 1846.

8 enero, 2016 | publicado por:Editorialista

Bienvenidos a este nuevo espacio llamado “Historia Regia”, en donde compartiremos datos históricos sobre nuestra ciudad y en ocasiones de nuestro país. Los invitamos a seguirnos cada semana con nuevos temas, los cuales esperamos sean de su interés y que este espacio sirva un poco para rescatar nuestro pasado, a veces tan injustamente olvidado.

Recordemos que la historia es “maestra de vida”, partiendo de esa premisa fundamental para comprender nuestro presente, iniciemos…

La intervención norteamericana en Monterrey es un tema interesante visto desde varias aristas: la forma en cómo se fortificó la ciudad, la valentía mostrada por la población y en contra parte, algunas obligaciones que estableció el gobierno de Nuevo León y que varios habitantes se negaron a cumplir: se solicitó parte de la producción agrícola y ganadera que tenían las haciendas y los ranchos en todo el estado para mantener al ejército, teniendo que solo villas como Marín; Salinas Victoria y San Francisco, hoy Apodaca, si cumplieron con esta disposición. Otra de estas disposiciones fue el obligatorio reclutamiento de las personas mayores de 16 años en sus filas.

La ciudad poco a poco y en cierto modo alejada de los pleitos y pugnas de las diferentes facciones políticas que dominaban el centro del país, salía adelante. Pero, ¿Por qué Monterrey figuraba como ciudad importante para el ejército norteamericano?

Al respecto nos platica el historiador Eduardo Cazares Puente en su libro “Nuevo León durante la guerra México – Estados Unidos. 1846 – 1848” que “los norteamericanos pensaban que la toma de Monterrey les daría el control del Golfo de México”.

Sobre la importancia de este episodio de relaciones tensas entre ambos países, nos platica la maestra Lydia Espinosa en el programa “Historia Secreta de Monterrey” de History Channel que “la guerra con México, como la llaman los americanos, fue la primera de participación internacional que tuvieron los Estados Unidos como país y esta (Monterrey) es la primera ciudad que es atacada por los Estados Unidos en la historia del mundo…”

Nos aclara también la importancia que tuvo el Cerro del Obispado en aquella batalla: “para nosotros es importante el Cerro del Obispado como sitio de la defensa de la soberanía nacional”. Recordemos que este importante lugar sirvió de fuerte para el ejército mexicano, ya que desde lo alto vigilaba la entrada del ejército invasor.

Existe una anécdota muy interesante que nos cuenta José P. Saldaña en su libro “Estampas Antiguas de Monterrey”, sobre la actual calle Allende y que nos recuerda esta guerra, ya que uno de los árboles de aguacate que se encontraban sobre ella fue utilizado por un ciudadano regiomontano para, desde lo alto, dispararles a todos los invasores que se atravesaran por allí.

Nunca se supo el nombre de este valiente patriota, motivo por el cual el Ayuntamiento de Monterrey decide bautizar la calle como “Del Aguacate”, en honor a esa valiente hazaña del héroe anónimo y también a modo de reconocimiento al árbol que fue de mucha utilidad en la defensa de la patria.

La derrota fue inevitable, pero debemos destacar el valor de héroes anónimos, ciudadanos que lucharon y defendieron la ciudad de la voracidad y el expansionismo del vecino del norte, auspiciado por su Doctrina Monroe, la cual decía que América era para los americanos, lo que el mundo no entendió era que, según la perspectiva gringa, americanos no éramos todos los habitantes del continente, sino solo ellos…

 

 

 

:

Videos Youtube

+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2018 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet