Los primeros 100 días de gobierno

5 marzo, 2019 | publicado por:Oscar Tamez

Estamos en el umbral del arribo a los primeros 100 días del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, frente a esta fecha simbólica que no jurídica, la imagen y la percepción del presidente puede quedar marcada para el resto de su sexenio.

Hablar de los programas de los primeros 100 días tiene que ver con el efecto mediático, comunicativo, psicológico y de percepción con que los mexicanos reciben al actual gobierno, no es algo nuevo ni simple moda.

En 1933, el entonces candidato Franklin Delano Roosevelt en campaña prometió una serie de acciones de tipo económicas a los estadounidenses, todas ellas tenían que ver con reactivar la maltrecha economía norteamericana.

EN 1929 EUA había caído en la recesión económica, los estadounidenses hacían filas para recibir beneficios de la asistencia pública. La crisis fue tal que afectó a Europa y el resto del mundo, tanto así, que fue uno de los factores detonantes de la segunda guerra mundial.

En 1933, Roosevelt propone la estrategia de “new deal” que en una primera traducción al español puede significar “nuevo trato”, algo así como una reingeniería del sistema político, una “nueva transformación”, ahora que está tan de moda hablar de la 4T (cuarta transformación).

En el “new deal”, el entonces candidato estadounidense se comprometía a que en los primeros 100 días de su gobierno implementaría una serie de acciones contundentes que reactivaran la economía norteamericana y por consiguiente la economía de las familias.

Esta estrategia comunicativa contribuyó a su triunfo electoral. Llegando al gobierno, comienza desde el día siguiente de asumir el poder ejecutivo de los EUA, a dictar las medidas económicas ofrecidas en campaña. El éxito fue tal que en la siguiente contienda electoral hubo la segunda estrategia electoral del new deal.

A partir de aquel momento hablar de los primeros 100 días del gobierno se convierte en una estrategia propagandística de las campañas electorales, a John Fitzgerald Kennedy le funcionó ya como una estrategia de mercadotecnia político-electoral.

En México, los últimos presidentes han hablado de sus estrategias de gobierno en los primeros 100 días. Incluso los medios de comunicación lanzan sus encuestas para medir la percepción de los ciudadanos con respecto a esos primeros 100 días del gobernante y la sensación de conformidad de los electores.

López Obrador se aproxima a la marca de los primeros 100 días de gobierno. Ésta se alcanza a fines de febrero o primeros días de marzo, pues tomemos en consideración que entre diciembre y enero completa 62 días, más los 28 de febrero, la marca de los 100 días se alcanza allá por el 10 de marzo.

En este tiempo las mediciones marcan un fenómeno fuera de lo convencional, el presidente crece en popularidad y aceptación.

Gana la elección con el 53% de votos, llega a la presidencia con algo así como el 70% de aceptación y en las mediciones de finales de enero o principios de febrero supera el 80% de aprobación de su gestión frente a los ciudadanos, esto puede ser lo que llamo el efecto espuma.

Hace años aprendí de un maestro, don Antonio Acevedo, que la imagen de la gente es como la cerveza servida en un vaso en forma abrupta; el vaso se llena, pero si se le sopla descubrimos que había más espuma que líquido en el recipiente, es decir, cuando concluya el efecto de la luna de miel política, la seducción o enamoramiento con las acciones del presidente, puede descubrirse que en el vaso hay poco líquido.

En 100 días han existido momentos clímax, el más representativo para este opinador es cuando surge la crisis del guachicoleo, es decir, exhibe la corrupción de Pemex y por causa de ella, la crisis del desabasto en la gasolina, en ese momento, su popularidad crece, el pueblo le da el voto de confianza y credibilidad.

Estamos a un par de semanas de llegar a la marca de los 100 días del gobierno de López Obrador y proyectos estratégicos lopezobradoristas como la contrarreforma educativa emprendida, la persecución a los rateros del combustible, a las mafias de las guarderías y otros temas más han sido como los vidrios que los españoles ofertaron a los indígenas: brillantes pero sin valor.

Videos Youtube
+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2019 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet