Prefieren perder que ceder

25 noviembre, 2020 | publicado por:Oscar Tamez

El viernes publiqué en Política e Historia el título «Victorias pírricas», en referencia a cómo los partidos de oposición a Morena prefieren perder la elección a ceder en sus posicionamientos.

El PAN prefirió desperdiciar la alianza con el PRI antes de concretar una coalición donde hubieran ganado la gubernatura y los principales municipios.

Morena, por su parte, padece el síndrome de alacrán: «pica por instinto»; los grupos recalcitrantes prefieren reventar sus asambleas antes de ceder y negociar al interior del partido y la potencial candidata, Clara Luz Flores Carrales.

Pareciera que en el ADN de los morenistas tradicionales está la derrota y el miedo al triunfo; buscan los enemigos entre los amigos en lugar de voltear a la acera de enfrente.

En los grupos políticos es frecuente que los militantes de una fracción generen grillas, pleitos y animadversión contra los del mismo bando, esto se debe a la costumbre de perder y no entender que los rivales no son los del mismo equipo sino los del equipo contrario.

Morena salió a las calles para protestar ante la eventual llegada de Clara Luz Flores como candidata de la coalición en la cual se incluye el partido de la 4T; violentaron las reuniones previstas, provocaron disturbios, hubo empujones y más violencia; todo porque en vez de negociar sólo saben reventar.

Los morenistas de hoy, esos radicales, son herencia de los viejos partidos de izquierda, aquellos quienes en Nuevo León no completan un partido de soccer entre ellos.

La fórmula de Clara Luz y Morena es triunfadora, Morena sola es simplemente competitiva, aunque parecen similares, son conceptos muy distintos. Los rijosos no terminan de entender que el fin primero de la política es convertirse en gobierno y que, para que ellos accedan al gobierno, requieren ganar primero.

En el caso de los panistas es diferente, los reventadores fueron los dueños del partido quienes prefieren ganar perdiendo porque ganan ellos aunque el PAN se hunda.

Para Morena y su potencial candidata a la gubernatura, las conciliaciones internas aún no empiezan, los momentos más álgidos están por venir. La nominación de la alcaldesa de Escobedo cuenta con el respaldo del líder de la 4T y los diversos grupos de poder, a ella le tocará estar en medio de las negociaciones para la designación de los candidatos a alcaldes y diputados locales.

La coalición donde participa Morena se integra por el PT, Verde y Nueva Alianza, según un documento filtrado a este opinador, en el convenio se incluyen 26 alcaldías y 13 diputaciones; las alcaldías no necesariamente quedaron bien distribuidas de acuerdo a las fortalezas de los partidos políticos.

Ejemplo, el PT pondrá candidato a Monterrey, García, Pesquería, Vallecillo, Zuazua, Montemorelos y Zaragoza.

Por Morena hay varios tiradores que soñaban ser candidatos a la ciudad capital, ahora el PT designará de entre sus propios cuadros; puede postular de nuevo al Pato Zambrano, a Santiago González, Asael Sepúlveda o Lupita Rodríguez, todos con trayectoria en el partido como para aspirar.

En Santa Catarina, Juárez y Cadereyta, entre otros, la candidatura la elige el Verde; es probable que repita el alcalde de Cadereyta, pero en Santa Catarina y Juárez los cuadros morenistas y del Panal han trabajado intensamente por ser candidatos, todo ese capital político queda en nada, al menos, claro, que sea todo simulado y el verde sólo preste las siglas a algunos morenistas.

En Morena, los grupos tradicionales son tan radicales que prefieren perder a ceder. Lo peor que les puede suceder a los candidatos a gobernador es que haya fracturas internas.

www.estudiospoliticos.mx

www.Twitter.com/@EstudiosMx 

www.Facebook.com/EstudiosPoliticos.mx

Videos Youtube
+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2021 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet