Incógnita

8 Febrero, 2016 | publicado por:Jesús Monsivais

“Obra siempre de modo que tu conducta pudiera servir de principio a una legislación universal” Immanuel Kant

¿Los Servidores Públicos están obligados a conducirse con respeto hacia las demás personas? ¿El no hacerlo incurriría en alguna violación a la normatividad vigente? O, ¿Será que este tipo de comportamientos evocan más a la moral y ética de cada individuo y por ello no son plasmados en leyes dado que se da por hecho que se actúa con rectitud?

La función pública en México no solo se destaca por los altos niveles de corrupción según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). En México, los servidores públicos en muchas ocasiones, suelen estar llenos de escándalos por los comportamientos que llegan a tener una vez que están al frente de un puesto.

Hay quienes presumen sus lujos autos o residencias, hasta quienes prefieren viajar por el mundo con cargo al erario público con la justificación de tomar cursos o talleres que abonen al mejor desempeño de su encargo.

Por otro lado existen también servidores públicos que parecen tener una amplia gama de peyorativos que los reservan para situaciones donde la efervescencia lo amerita con el fin de modelar y caer bien a la raza.

La Constitución Política del Estado Libre y Soberano para el Estado de Nuevo León (art. 98, fracc IV) y la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado y Municipios de Nuevo León (art. 50 fracc. V) manejan para tal efecto dos enunciados “gozar de buena reputación” y “observar buena conducta en su empleo” dejando un significado a mi parecer muy confuso, pues deja abierta la posibilidad a que uno actúe conforme uno crea es lo conveniente.

Si bien, recientemente se puso de moda la creación de distintos códigos de ética o conducta, algunas dependencias suelen implementarlos de manera ocasional, pues obedecen más a un requisito administrativo, y en la práctica poco son usados.

Hoy en el congreso local, se presentó una iniciativa para obligar a cualquier funcionario público a conducirse con un lenguaje apropiado, si bien, es importante que las personas quienes trabajan como servidores públicos, tengan esta calidez y humildad para con la ciudadanía, la implementación de una ley que castigue a quienes no lo hacen es importante, no obstante, también es importante que se cumpla cabalmente con los encargos para los cuales están sirviendo, sin atender a poses partidistas y/o compadrazgos dentro de las administraciones gubernamentales.

La libertad de expresión es un derecho que nos otorga nuestra carta magna, cada quien habrá de expresarse como mejor le parezca. La educación, la cultura y la moral, están íntimamente ligadas pues forman personas y las personas forman comunidades, las cuales forman culturas.

La pregunta que yo dejaría hoy aquí es ¿Qué clase de cultura quieres dejar?

Videos Youtube

+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2017 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet