Segundo ¿informe?

8 diciembre, 2020 | publicado por:Oscar Tamez

El presidente rindió el segundo informe oficial de gobierno, es el sexto u octavo en dos años de mandato, poco nuevo por informar, pudo no haberlo compartido y no habría novedades.

Aseguró el 1 de diciembre que se ha avanzado en transformar a México, pregunto, a cuál transformación se refiere. En materia de corrupción, en la 4T siguen cometiendo actos de corrupción, compras a sobreprecios, manejo opaco de las finanzas, sin olvidar incompetencia que también es forma de corrupción.

En el mensaje destaca que son mayores las posibilidades de cambio que mantener estancamiento y carencias, habría que definir a cuál cambio se refiere. Si habla del dinero que se da por becas o pensiones a algunos grupos poblacionales, pues sí, palia el hambre de algunos, pero no abate el estancamiento económico; por el contrario, el poder adquisitivo de muchos ha mermado en dos años.

El año 2020, el de la pandemia, es «sui géneris», pero la crisis económica macro y micro del 2019 es totalmente responsabilidad del actual gobierno.

Recuerda que prometió no mentir, no robar y no traicionar. Preguntemos también cómo define estos conceptos, ha mentido al pueblo mexicano al menos una vez por semana en temas diversos, miente por defender a sus colaboradores corruptos lo cual también es una traición al pueblo.

Sobre robar, no sé en este gobierno, pero clasificar el segundo piso del DF y otras obras cuando fue jefe de gobierno, no abona en defensa de su transparencia; incluso en el aeropuerto Santa Lucía aplica la misma receta de ocultar la información, eso es opacidad.

Dice no utilizar «la parafernalia del poder», pero lo convirtió en reality show con el avión y los boletos de una rifa «fantasma» donde no se transparentan los ingresos y egresos en premios de la mentada rifa. Incluso, el avión sigue costando a México luego de que en teoría ya es nuestro, o ¿alguien sabe si ya se liquidó el arrendamiento?

El salario mínimo ha aumentado 30%, es cierto, eso no significa que sea suficiente para lo que establece la Constitución sobre éste, aunque en honor a la verdad, no es responsabilidad del presidente el bajo salario mínimo; de lo que sí es culpable es de la inflación existente, del aumento desproporcionado de los costos en la canasta básica y la energía eléctrica en los recientes dos años.

Si en algo coincide este opinador con el gobierno de la 4T es en la paz laboral que imprimió al sector educativo; por mucho que defiendan la reforma laboral magisterial de Peña, era arbitraria, ilegal en materia laboral y represora, responsabilizando a los maestros del desastre educativo actual. Tal es el caso que la educación no mejoró con la reforma implementada.

Igual considero que la implementación del tren Maya es una obra que contribuirá a detonar la economía de la región; esperemos cambien los trenes de vapor propuestos por un verdadero tren moderno. Que si no es autosuficiente; recordemos que no todas las obras de los gobiernos deben basarse en costo-beneficio sino en la rentabilidad social.

Las políticas públicas en materia energética son anacrónicas, el manejo de las paraestatales es lamentable y la cancelación de proyectos en energías sustentables es un retroceso en materia de sostenibilidad.

Cruzamos el segundo año de gobierno en medio de la peor crisis de gobernabilidad y gobernanza, con un gobierno insensible ante las peticiones de la sociedad y plagado de decisiones unidireccionales, sin consensos y arbitrarias.

La 4T reprueba en transparencia, gobernabilidad, democracia, seguridad, criminalidad y economía, por lo demás está muy bien.

Videos Youtube
+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2021 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet