Artículos

  • Informe presidencial

    El pasado 1 de julio, el presidente López Obrador festejó su triunfo en el Zócalo de la CDMX; vibró con sus seguidores, mostró su músculo frente a la mermada convocatoria de un día previo en la que Vicente Fox fue "el viejo de la danza" en la pastorela. No debió festejar, pues la democracia es un sistema en el que gana uno pero representa a todos, no sólo a un sector de la población. Festejar y exhibir es excluyente. México necesita un gobierno inclusivo, incluyente, en el que la visión economicista quede en segundo plano frente a la visión humanista de una sociedad que no excluye a sus miembros. El acto en el Zócalo fue excluyente de los desiguales, de las minorías, de los que piensan ideológicamente diferente. Incluso, por sobre el elemento político, la actitud del festejo es anticristiana, marginal a los ...

    ver más
Videos Youtube

+ videos
Últimos Tweets
Facebook

Centro de Estudio Políticos y de Historia Presente | Todos los Derechos Reservados 2020 |  Aviso de Privacidad |  Designed by: bioxnet